El peso de la culpa en la literatura

29.03.2023

La culpa ha sido un tema recurrente en la creación literaria desde la antigüedad hasta nuestros días. En el ámbito narrativo, a menudo propicia la aparición de un marco de conflicto de gran provecho para explorar la condición humana y sus complejos vínculos con la moral y la ética

BULEVAR DE LOS LIBROS | 29/03/2023

Una larga historia


Ya desde la mitología griega, la culpa se revela como un tema central. En la tragedia de Sófocles "Edipo rey", por ejemplo, el protagonista, convertido en rey tras matar a su padre y casarse con su madre, se siente abrumado por el remordimiento. Se quita los ojos como castigo por su crimen y vive el resto de su vida como un marginado. La historia nos muestra cómo la culpa puede ser una fuerza destructiva y debilitante que puede llevar a la ruina a aquellos que la experimentan.

En la literatura medieval, la culpa es un tema común en la literatura religiosa, como en los escritos de Santo Tomás de Aquino y San Agustín. En dichas obras, la culpa se presenta como un obstáculo para la salvación y la redención. Se considera que la culpa es una forma de pecado que separa al hombre de Dios y lo aleja de su propósito divino.

En la literatura renacentista, por su parte, la culpa se explora desde una perspectiva más humanista. En la obra de William Shakespeare "Macbeth", el personaje principal se ve consumido por la culpa después de cometer asesinatos y traiciones. La culpa lo atormenta y lo lleva a la locura, mostrando su potencialidad destructiva incluso para aquellos que no creen en una autoridad divina. 

No es culpa mía...

En la literatura moderna, la culpa devendrá en un tema aún más complejo. En la obra "El extranjero" de Albert Camus, por ejemplo, el personaje principal es juzgado por asesinato, pero parece no sentir ningún remordimiento por su crimen. La historia desafía la idea tradicional de que la culpa es una fuerza moral que debe ser expiada y muestra cómo las normas sociales y la moralidad pueden ser arbitrarias e inconsistentes.

«He pedido a mi patrón dos días de permiso que no me podía negar con una excusa semejante. Pero no parecía satisfecho. Llegué incluso a decirle: "No es culpa mía". No respondió».
ALBERT CAMUS, El extranjero


Todavía hoy, en la literatura contemporánea, la culpa sigue siendo un tema de especial relevancia. En la novela "Crónica de una muerte anunciada" de Gabriel García Márquez, el personaje principal se siente culpable por no haber impedido el asesinato de un amigo, incluso cuando sabía que iba a suceder. Así, la historia parece sugerirnos cómo la culpa puede ser una fuerza paralizante que impide que las personas actúen de manera efectiva y tomen decisiones trascendentales.

En resumen, la culpa ha terminado por instituirse en un tema recurrente en la literatura a lo largo de la historia. Desde la mitología griega hasta la literatura contemporánea, los escritores han explorado su complejidad y sus implicaciones morales y éticas. A menudo, ha sido utilizada como un recurso narrativo para mostrar las consecuencias de las acciones individuales y para explorar la condición humana. En última instancia, la literatura nos recuerda que el sentimiento de culpa es un vector de fuerza que puede moldear y condicionar nuestras vidas de forma impredecible y a veces devastadora.